12 febrero, 2016

Crítica» Descubriendo el placer, de Tatiana Amaral

DESCUBRIENDO EL PLACER DE TATIANA AMARAL
Terciopelo.

¿Has tenido alguna vez la tentación de tocar algo prohibido? ¿El deseo irresistible de experimentar algo que no es éticamente correcto? ¿Un deseo prohibido que puede destruirte?
Melissa Simon va a sustituir temporalmente a la secretaria de uno de los ejecutivos más importantes de Chicago, el director ejecutivo de C&H Medical Systems, Robert Carter.
Desde el primer momento, Melissa se siente atraída por él, pero intenta ser fuerte y no ceder a sus instintos.
Un juego constante de intriga y seducción, donde el amor es la única carta prohibida.
Carter es el jefe y ella está a sus órdenes, sin embargo, ¿está dispuesta a aceptarlo?
Melissa descubre placeres que no ha sentido nunca y que sabe que solo él puede dárselos, pero… ¿a qué precio? Juntos descubren que el placer, el sexo y el amor no son lo mismo.

Cada vez que leemos un nuevo libro erótico sabemos que vamos a encontrarnos casi el mismo libro que ya hemos leído antes, salvando el cambio de personajes y escenarios, pero casi nunca la trama. Nada más leer el argumento de Descubriendo el placer, sabemos que la historia va de la típica chica inocente y del hombre sexy, poderoso, controlador... pero me esperaba un algo más que hiciera al libro y a su autora destacar entre esta maraña de literatura erótica que nos invade.

Melissa es esa chica en apariencia sosa que, ni chicha ni limoná, vaya. Y Robert es el hombre de éxito, sexy, temido y respetado. La atracción entre ambos es instantánea (como no podría ser de otro modo), pero obviamente tienen más obstáculos que facilidades, empezando porque él es el jefe y ella la empleada. Vamos, el lío armado…

Nuestra protagonista en el primer tercio de la historia parece ser una mujer fuerte, decidida y valiente, pero luego pierde toda esta determinación en el segundo tercio, y termina siendo bastante más dependiente de lo que me hubiera gustado (al final recupera algo de carácter).
En algunos momentos me entraron ganas de zarandearla y decirle…. ¡Despierta muchaaaachaaa!
De acuerdo que Robert está para comérselo, y eso unido al poder que parece tener, pues puede obnubilar por algún tiempo, pero después debería de salir la personalidad que realmente llevas dentro, pegar un puñetazo en la mesa y decir: ¡Ya está bien, hasta aquí hemos llegado!
Robert…. Por la calle de la amargura me trajo casi todo el libro. Nunca sabes de qué pie cojea, por dónde te va a salir, o que es lo que quiere verdaderamente de Melissa. Indiscutiblemente, la autora lo ha rodeado de un halo de misterio que es lo que nos hace seguir leyendo… realmente la trama de la historia va paralela a la relación tan extraña que mantiene no solo con Melissa si no sobretodo con Tanya. No voy a comentar nada de este personaje secundario porque no quiero estropear la sorpresa, pero se ve a la legua que es mala, mala, malaaaa. Y me ha dejado muy intrigada, dicho sea de paso….

Casi todo el libro está narrado por Melissa, pero algunos capítulos (muy poquitos) son contados por Robert, cosa que últimamente parecen preferir las lectoras. A mí me da bastante igual, pero en el caso que nos ocupa, los capítulos escogidos para la visión de Robert están muy, pero que muy bien elegidos y gracias a eso el personaje masculino logra redimirse un poquito, al menos conmigo.

Sobre los personajes secundarios debo decir que no sobra ninguno, aunque al principio nos pueda parecer que si, a medida que se ahonda en la lectura nos vamos dando cuenta que la aparición de todos y cada uno de ellos, es fundamental para el desarrollo de la historia. De todos me quedo con Nicole, la hermana de Robert, que es un encanto y muy divertida (casi todas las mejores frases del libro salen de su boca).

Obviamente, la autora se guarda para el final del libro algunas sorpresas y en las últimas páginas se entrevé que el próximo va a contener más suspense y posiblemente más acción. Así que, si os encantan las novelas eróticas con tintes de Cincuenta sombras, está claro que no os podéis perder este libro, porque hará las delicias de todas las fans de Christian Grey…

©Raquel Pérez

4 comentarios :

Lucia dijo...

Hola chicas, yo lo compré el año pasado cuando salió en ebook. Tengo que daros la razón en que no descubre nada nuevo en erótica, es como una copia de Grey, una de tantas, aunque mejor escrito jajaja.

Un beso guapas.

Maria dijo...

Tenéis razón de que no descubre nada, aun así yo estoy intrigadísima con el rollo entre Robert y Tanya :D

Anónimo dijo...

Coincido con vosotras, aun así me gustó bastante la historia, mucho mejor que alguna autora en castellano que he leído últimamente.

Bea

Anónimo dijo...

Yo ya estoy harta de tanta erótica, es como si cada país tuviera que tener su propio Grey.

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión