06 agosto, 2014

Critica» Trilogía Irlandesa, de Nora Roberts

Esta va a ser otra de mis reseñas conjuntas, concretamente de la Trilogía Irlandesa, de Nora Roberts, pero antes de empezar con ella me gustaría enseñaros una edición de lo más cuqui publicada por Punto de Lectura en diciembre de 2003 a todo lujo: tapa dura y caja de cartón. Es una pena que las editoriales no saquen ediciones así de cuidadas más a menudo, sobre todo en este tamaño de bolsillo y con trilogías, porque son todo un detalle para regalar.



Y ahora paso a meterme de lleno en materia…
Nora Roberts tiene unas historias estupendas y, si sois lectoras asiduas de ella, sabréis que tiene predilección por Irlanda, un país lleno de leyendas y magia. Esta trilogía cuenta la historia de los hermanos Gallagher: Aidan, Shawn y Darcy.
Además hay por el medio una leyenda irlandesa sobre Carrick, el príncipe de las hadas y la mujer mortal a la que amaba, Gwen. Tres veces Carrick intentó ganarse su amor, y ella no quería más que aceptarlo, pero se olvidó de una cosa: él nunca le dijo que la amaba. Después del tercer rechazo, Carrick enfadado lanzó un hechizo para ambos: nunca podrían estar juntos hasta que el verdadero amor se encontrara tres veces….

Joyas del sol. En esta primera entrega conoceremos a Aidan, el hermano mayor, quien se ha hecho cargo del pub de la familia. Un guapo irlandés alto y moreno lleno de ideales románticos pero incapaz de verbalizar su amor.
Jud llega a Irlanda para pasar seis meses en Fairie Hill sintiéndose sola y perdida. Será allí, en la casa de la colina donde encontrará su pasión por la vida descubriendo en Ardmore un hogar. Esta es una heroína poco convencional a la que veremos crecer como persona y adquirir confianza en sí misma a medida que la historia fluye. Lentamente comenzará a bajar los muros que se impuso y aprenderá a vivir con más diversión, y siguiendo sus impulsos.
Nuestro héroe con su sentido del humor y su tranquilidad innata sabe entenderla y es de lo más paciente con ella, hasta que ya no le quedan excusas para escapar de él…
Estamos ante una historia no sólo de amor verdadero, si no de aprender a vivir la vida al máximo, a correr riesgos, y estar contento con uno mismo.

Lágrimas de la luna. Aquí tenemos a dos personas que se han conocido toda la vida: Shawn Gallagher, soñador, romántico y músico extraordinario, y Brenna O’Toole, mejor amiga de la hermana de Shawn, totalmente práctica en todos los sentidos excepto en su obsesión inexplicable con Shawn.
Ella es un marimacho arréglalotodo muy independiente que ha albergado en secreto sentimientos por él a lo largo de los años, y cuando decide dar el primer paso y decirle como se siente, Shawn se sorprende muchísimo.
Él es un solitario que por el día es un chef con mucho talento y que por las noches compone música. Encarna a la perfección el ardiente deseo de amor y la profunda necesidad de ser un hombre y ocultar sus sentimientos por temor a que lo hagan parecer débil.
Ambos deciden iniciar una relación física manteniendo el amor fuera del camino, y terminar como amigos. Pero en algún lugar de esa senda, él hace exactamente lo que prometió no hacer: enamorarse.
Tienen muchos obstáculos que superar, y su historia está llena de altibajos, de pasión y ternura, porque eso de esquivar los campos de minas de una relación casual con la amistad no es fácil…
Pero Brenna descubrirá que es más que una mujer capaz de arreglar cualquier cosa, y que tiene el coraje de enfrentarse a sus sentimientos y salir ganadora.

Corazón del mar. Los antepasados de Trevor eran de la tierra de las leyendas y dejaron Irlanda para no volver. El de Trevor ha sido volver y construir sus sueños allí… Nuestro chico es encantador, guapo, inteligente y rico, todas las cosas que Darcy, la Gallagher más joven, ha estado buscando en un hombre. Ella es hermosa, ambiciosa, valiente e inteligente, aunque también algo materialista, que a dios gracias reconoce…
Desde la primera vez que ponen los ojos el uno en el otro es obvio que van a terminar en la cama. Ambos reconocen la atracción mutua pero saben que con cada día que pasa sólo se están engañando a sí mismos. Los dos se creían inmunes al amor, pero Darcy es la primera en descubrir que el amor nos sorprende cuando menos lo esperamos.
Como la leyenda de Carrick y Gwen se extiende a través de las dos historias anteriores, y nos hemos encariñado con ellos como si fueran los propios protagonistas, el príncipe de las hadas llega para asegurarse de que Trevor no comente el mismo error que él cometió y que le costó el amor de la mujer a la que amaba.

Como podéis ver yo guardo un cariño especial a esta trilogía, no sólo por el formato en que mi chico me la regalo hace años, si no también porque Nora Roberts es una de esas autoras de siempre, así que os animo a dejaros llevar por sus descripciones y su amor a Irlanda con esta trilogía sobre el amor verdadero llena de magia y hadas….

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión