27 enero, 2014

Critica» Calle Londres, de Samantha Young

CALLE LONDRES DE SAMANTHA YOUNG
B.
On Dublin Street II

Johanna trabaja en un bar y siempre se ha ocupado de su familia, sobre todo de Cole, su hermano pequeño. Con un padre ausente y una madre incapaz de cuidarles, ha estado tomando decisiones basándose en lo mejor para Cole. Incluso elige los hombres con que sale en función de lo que pueden aportarles a su hermano y a ella. Enamorarse es un lujo que no se puede permitir.
Pero con el nuevo barman, Cameron MacCabe, la atracción es innegable. Cada vez que mira a su compañero de trabajo se le hace un nudo en el estómago. Y, por una vez, siente la tentación de poner sus necesidades por delante. Cam está igualmente interesado en conocerla mejor, pero la dura coraza de Johanna le impide intentarlo siquiera… hasta que Cam se muda al piso de abajo del de ella y los secretos empiezan a salir a la luz.

Esta es la tercera parte de la serie On Dublin Street, de Samantha Young, tercera contando con Calles de Edimburgo, el relato de Adam y Ellie claro… Nos encontramos ante la historia de Johanna, personaje secundario de Calle Dublín, y que en un principio no se ganó mis simpatías, pero debo confesar que después de conocerla mejor mi opinión a cambiado radicalmente.

La primera mitad del libro va a un ritmo lento porque aunque no lo parezca nos encontraremos más que la historia de un simple romance contemporáneo.
Vamos a notar de inmediato que Johanna no tiene una opinión muy buena de sí misma, y mucho de eso tiene que ver con la forma en que creció y cómo fue tratada. También nos sentiremos mal por ella y por todo lo que le ha tocado pasar, pero a medida que el libro avanza veremos su progresión. Es triste escucharla como se siente sin valor porque toda su vida le han dicho que no es nada y que nunca será nada. Precisamente por esto ella se hace cargo de su hermano Cole, porque quiere que crezca sintiéndose querido y protegido. Y esta relación entre los dos es una de las partes más bonitas de la historia.

Cam, nuestro chico, saca lo mejor de Jo, la ayuda a recuperar la autoestima y a dejar de fingir lo que no es. Además junto con Joss es la única persona que conoce la verdad sobre su familia. Una de las cosas que más me gustó del libro es que su relación no se inicia de golpe sino que comienza como una amistad que luego se va convirtiendo en mucho más.
En general, la historia entre ambos es muy dulce, pero aún así la tensión sexual existe y se nota. Y sus encuentros no decepcionarán para nada.
Sobre los secundarios me gustó que la autora no hiciera a Malcolm un mal tipo lleno de resentimiento, ojalá podamos verle en otros libros y que encuentre su media naranja.
La familia de Braden y Ellie juega un papel muy importante en la historia (Hannah me encanta), y Joss y Braden hacen muchas apariciones en el libro, incluida una sorpresita final…
No quiero olvidarme de Cole, que es un hermano estupendo, comprensible, amable, y muy compenetrado con Jo.

Como decía al principio, esta es la tercera historia que llevo leída de Samantha Young, y sin lugar a dudas voy a seguir leyendo todo lo que se vaya publicando aquí, porque nos está presentando unos personajes muy reales que luchan por sobrevivir, y que bien podrían ser nuestros vecinos de al lado.

» Si queréis leer la crítica de Calle Dublin hacer click aquí.
» Si queréis leer la crítica de Calles de Edimburgo hacer click aquí.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión