09 septiembre, 2013

Crítica» La boda de la temporada, de Laura Lee Guhrke


LA BODA DE LA TEMPORADA DE LAURA LEE GUHRKE
Booket. La romántica Booket.
Plantadas en el altar I

Lady Beatrix Danbury tiene muy claro que se casará con William Mallory. Lo ha amado desde siempre y jamás ha dudado de que era sinceramente correspondida. Pero cuando Will se ve obligado a elegir entre compartir su vida con ella o viajar a Egipto para hacer realidad sus sueños, él no duda en abandonarla dos semanas antes de la boda. Seis años más tarde regresa decidido a recuperarla. A pesar del tiempo que ha transcurrido, Will no ha dejado de amarla ni de desearla un solo día. Pero ahora se encuentra con un «pequeño» problema: Beatrix está prometida con el codiciado duque de Trathen.

La boda de la temporada no es el romance histórico habitual.  En este libro, los problemas son realistas y las dudas e inquietudes del héroe y la heroína son reales. Cada uno de ellos tuvo que tomar decisiones difíciles a sabiendas de que sus corazones se romperían en el proceso. Will ha soñado con civilizaciones antiguas desde que era un niño, es un apasionado de la arqueología, y tiene en sus manos una excavación en Egipto. Beatrix se encuentra en la misma  posición que la mayoría de mujeres de su tiempo: atrapada por la sociedad y la obligación. La tradición, la historia y la responsabilidad son importantes para ella. Dos posturas encontradas que hacen que nuestros protagonistas se separen.

Seis años después la chispa entre ellos no se ha apagado.  En una época en la que la  mayoría de la gente se casa por dinero o título, y rara vez por amor, Beatrix y Will podrían tenerlo todo, si tan sólo pudieran encontrarse en un término medio.  Ambos eran probablemente demasiado inmaduros para casarse en el momento en que lo tenían planeado, pero años después, ninguno de los dos parece haber madurado lo bastante.
Está claro que la autora se tomó su tiempo para desarrollar la época y el entorno para que los personajes encajaran perfectamente. Podemos observar claramente dos clases: los que abrazan el cambio de siglo y los que se resisten al mismo.
Will es duque, pero él quiere hacer algo en su vida,  no quiere ser un señor ocioso. Quiere aventura, y no esperaba que Beatrix le dijera que no a irse juntos a Egipto. Me encanta Will, él es dulce y apasionado, y entiendo perfectamente por qué tenía que irse.
Beatrix me gustó desde la primera escena en la que aparece conduciendo como una loca. Y a pesar de todo la entiendo. Estaba atrapada en un modo de vida que su padre eligió para ella, con lo que tuvo que actuar como todos creían que debía hacerlo. Antepuso los deseos de los demás a los suyos propios y eso le ha pasado factura.

La historia fluye muy fácilmente, y una vez empezado el libro no pude dejar de leer para ver cómo iban a terminar estos dos tercos, porque a pesar de que entendí las razones de ambos, no puedo negar que a veces me resultaban irritantes. Eso no quita que sus interacciones y diálogos no fueran de lo más ingeniosos, y que por lo tanto el libro no se hiciera pesado en ningún momento. 

Entre los personajes secundarios destacan Aidan y Julia, que son los protagonistas del libro que continua la serie…. ¡Qué ganas de pillar la historia de esos dos!  Mezclar a dos personajes tan dispares tiene que dar mucho juego…. Seguro.

Sin lugar a dudas, Laura Lee Guhrke ha escrito una novela inteligente y realista ambientada en un momento muy interesante: en los albores del despertar de las mujeres a su libertad y afirmar su independencia. Si estáis cansadas de las historias de regencia clásicas o queréis probar algo diferente os invito a leer este libro en el que estaréis ante una gran disyuntiva: ¿continuar vuestro sueño o quedaros con el amor de vuestra vida? ¿Se puede tener las dos cosas? Ah, sólo lo descubriréis leyendo….

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión