09 noviembre, 2012

Crítica» El límite del placer de Eve Berlin

EL LÍMITE DEL PLACER DE EVE BERLIN
Roca. Terciopelo.
El límite I

¿Hasta dónde estás dispuesta a llegar para conocer los límites de tu placer?
Para la autora de novela erótica Dylan Ivory, el control lo es todo. Dylan ha crecido en un hogar caótico y siempre con la responsabilidad de cuidar a su hermano menor… hasta el día en que éste falleció víctima de un accidente de moto. Desde entonces, ella ha llevado una vida organizada y segura, estable, sin riesgos. Hasta que se topó con Alec, un hombre que era todo lo contrario a ella... pero que era todo lo que realmente quería ser. Alec Walker es un escritor de thrillers psicológicos y un hombre que vive al límite. Las motos, el snowboard, nadar entre tiburones, nada es demasiado arriesgado ni demasiado peligroso para él. Y ese riesgo también se extiende a sus gustos en el dormitorio. Alec encuentra el placer en la dominación y es en su club de BDSM donde da rienda suelta a sus deseos. Lo único que verdaderamente teme es enamorarse. El amor y que alguien que llegue realmente a conocerle... Como labor de investigación y documentación para su próxima novela, Dylan mantiene un encuentro con Alec y éste la invita a probar los placeres que se ocultan tras ese delicioso fruto prohibido que es el mundo del BDSM. Alec quiere demostrarle que no hay placer más sublime que la sumisión y, con esa idea en mente, la tienta a probar el placer infinito. Pero, ¿sabrá él mantenerse firme ante la primera mujer que es capaz de hacerle doblar las rodillas? ¿Será Dylan capaz de conquistar su corazón?


Si nunca habéis leído un libro de BDSM antes, entonces este es un buen principio. Es casi un tutorial sobre la iniciación al BDSM, y también un libro romántico. A medida que la historia se gesta vamos conociendo más sobre esta opción sexual, y la autora también refleja el aspecto psicológico de la dominación y sumisión a los lectores.

No hay trama más allá del romance, y tal vez sea esto lo que hace que a mi parecer el argumento cojeé un poquito y sea difícil empatizar emocionalmente con los personajes. Se trata de dos personas que nunca pensaron caer en el amor e incluso tener una relación estable y duradera. Como las cosas se vuelven bastante serias entre los dos, deciden no pensar en ello, así que cuando se dan cuenta de que ambos están enamorados hasta las trancas es devastador, porque no es lo que quieren ni lo que habían planeado. Ambos están genuinamente confundidos a medida que experimentan nuevas emociones en estas aguas desconocidas.

Son personajes complejos con emociones complejas que la autora ha descrito brillantemente. Dylan realmente no se ve como una sumisa, pero ella está tratando de demostrar a Alec que se equivocaba. Los resultados son abrumadores para ella. No le gusta descubrir que Alec tenía razón, y lucha en cada paso del camino. La química de ambos personajes es muy buena y eso hace que sus escenas de sexo sean muy sensuales y también muy calientes.

Pero ya está, la historia no da más de si, y tal vez por ello va a ser difícil que se haga un sitio en el recuerdo de las lectoras, sobre todo en estos tiempos que corren en los que las historias eróticas están a la orden del día. No es un mal libro, pero no tiene ese algo especial que le haga destacar entre los demás. Aunque es el primer libro que he leído de las manos de Eve Berlin puedo decir que me gusta su estilo narrativo y seguramente la siga muy de cerca esperando una nueva publicación en castellano.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Hola a tod@s...yo he leído mucha romántica y de género erótico bastante y esta autora me ha sorprendido para bien...no hace falta mucha trama para que te enganche una historia, sino que esa historia este bien contada y en este caso así ha sido.

Raquel Pérez dijo...

@Anónimo: ya sabes que hay libros que entran mejor que otros. Yo llevo también muchísimos años leyendo romántica y erótica, y me he encontrado de todo. Si todos opinaramos lo mismo sería aburrido ;)
Un saludo :)

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión