09 noviembre, 2012

Crítica» El despertar de una dama de Cecilia Grant

EL DESPERTAR DE UNA DAMA DE CECILIA GRANT
DeBolsillo. Colección Cisne.
Familia Blackshear I

Martha tiene veintiún años, ningún hijo y tras la muerte de su marido se ve obligada a abandonar la mansión donde residían juntos. El futuro heredero, hermano de su difunto esposo, es un crápula que en el pasado abusó sexualmente de doncellas. Justo entonces el abogado saca a relucir que la herencia no puede repartirse hasta que no se demuestre que no hay ningún heredero en camino. Decidida a evitar que la mansión caiga en manos de su cuñado, Martha concibe un plan: quedarse embarazada y hacer pasar a la criatura como heredero.



Las lectoras que busquen una novela romántica estándar se decepcionarán con este libro. Esta historia describe el lento (y para mi más realista) proceso de dos personas totalmente opuestas para llegar a conocerse y enamorarse. La autora nos coloca en la mente de los personajes dejándonos leer sus pensamientos y sentimientos como si estuviéramos pensando y sintiendo nosotros lo mismo.

Nuestro héroe es el típico: atractivo, adorable, pícaro y bueno con las mujeres. Sólo necesitaba encontrar un propósito en la vida para despertar a su verdadero yo. Pero ella es un personaje difícil de llevar. Es inflexible, no tiene sentido del humor y no ha tenido una vida fácil. Me gustaron mucho ambos protagonistas por quienes eran, quienes querían ser, y en que se convirtieron con ayuda del otro. La razón de todo esto es el ritmo de la historia, nos ayuda a conectar con Martha, porque no era un protagonista fácil al principio, es el tipo de mujer que tiene que enamorarse de un hombre antes de sentirse físicamente atraída por él. Pero cuanto más la conocemos más nos gustará, como a Theo.

Seguimos a la pareja en sus encuentros sexuales (inusuales para lo que estamos acostumbradas). Veremos como el amor entre ellos progresa a pesar del sexo más que a causa de ello, y el resultado final es una profunda conexión entre los dos, donde ambos reciben del otro la capacidad de desarrollar sus propias carencias afectivas, sexuales e intelectuales. Y es en ese momento cuando todo cambia. Realmente pasan de ser extraños a socios comerciales, amantes reacios, amigos y finalmente a amantes que se aman.

Si tengo que ponerle algún pero al libro es simple y llanamente que me hubiera gustado un epílogo final. Aun así podréis comprobar que Cecilia Grant renueva con ingenio y un elenco de personajes multidimensionales el periodo de la Regencia, tan recurrente en las novelas románticas y que a mi particularmente me encanta.

2 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión