07 febrero, 2009

Crítica» En la pasión de la noche de Candice Hern

EN LA PASIÓN DE LA NOCHE
Candice Hern
Las Viudas Alegres
Marianne Nesbitt adoraba a David, su difunto esposo, pero las conversaciones subidas de tono de las Viudas Alegres le hacen preguntarse si no se habrá perdido algo. ¿Podría descubrirlo si tuviera una aventura?.
Totalmente desconocedora de cómo proceder, pide a Adam Cazenove, un viejo amigo y conocido vividor, que la instruya en las artes de seducción. Tan descarada petición deja a Adam totalmente descolocado. Jamás habría podido imaginar que la recatada e increíblemente atractiva viuda de su mejor amigo quisiera tener un amante. Incapaz de soportar la idea de verla en brazos de otro, frustra todos y cada uno de sus intentos. Hasta que una inesperada noche de pasión lo cambia todo….

Galardonada con el premio Romantic Times al mejor romance de regencia del 2006


La base de esta historia es la de cinco amigas viudas que hacen la promesa de apoyarse entre ellas y no dejar que las familiar las embarquen en un nuevo matrimonio.
Sus personalidades son vibrantes y muy diferentes entre sí y esto va a ser muy importante a la hora de narrar las distintas historias de cada una, que seguro que resultaran muy atrayentes.
Ellas se rebelan contra las normas del decoro que les impone la sociedad y luchan por descubrir su propia identidad en un mundo en el que la palabra del hombre es la ley y una mujer es simplemente vista como florero.
Marianne es una joven viuda en busca de una amante pero no del amor. No es una chica inocente que no sabe lo que quiere, es una mujer que puede no tener mucha experiencia en lo que se refiere a la intimidad con un hombre, pero que tampoco tiene temor a ir tras ello.
Nuestro héroe, Adam, es el mejor amigo del difunto marido de Marianne, que está enamorado en secreto de ella desde hace años.
Tanto uno como otro tienen intereses compartidos y se puede ver como a medida que transcurre la historia, esto se hace mucho más evidente.
Las estratagemas de Adam para mantener a raya a los “pretendientes” de Marianne son de lo más graciosas.
La química entre ambos es potente y creíble. La autora es muy hábil para describir los momentos íntimos de los dos sin hacerlos exagerados y floridos, sino que son muy sensuales y emocionales.
Toda la historia se centra casi exclusivamente en los protagonistas. Solo es el descubrimiento físico de la pasión y el amor entre dos buenos amigos.
Me encantaron las bromas entre los personales y en las reuniones de las Viudas Alegres.
Diálogos ingeniosos, divertidos y una gran cantidad de personajes secundarios que seguramente tendrán cabida en los siguientes libros.
En pocas palabras, esta historia se encuentra llena de sensualidad y también del temor al descubrimiento ya que cada personaje lucha por aprender de sí mismo y de sus deseos.
No os perdáis esta historia porque la serie de las Viudas Alegres promete.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión