14 diciembre, 2008

Waterfallcastle por Arlette Geneve

La promesa del Highlander o Waterfallcastle
Escrito por Arlette Geneve:


Adoro la novela medieval, sentir el frío en los huesos por esos castillos helados y viejos, donde las piedras cuentan pasiones que ignoramos, pero que nos atraen por esa esencia oscura que contiene y que forma parte de nuestra existencia.
En mi última novela, Waterfallcastle trato de acercar al lector o lectora al duro mundo de las batallas con espadas de quince kilos, de armaduras tan pesadas que los guerreros apenas podían sosterse sobre sus monturas sin caer desfallecidos. He querido dejar constancia sobre la diferencia climática de nuestra adorada Castilla en comparación con los helados páramos del norte de Escocia sin desmerecerla pero, sin que se nos cieguen los ojos por una cosa que es más incierta que real y que nos han vendido las escritoras anglosajonas como si fuese la panacea de lo romántico. Hay que contrarrestar ese orgullo patrio que nos suele perjudicar la mayoría de las veces.
Nos gusta leer para evadirnos, yo al menos lo hago pero, cuando leo, me gusta hacerlo con un sentido histórico de la verdad. Reconozcámoslo, Europa era muy sucia, Castilla mucho menos, la maravillosa herencia que nos habían dejado tuvieron la culpa de ello. Avalan mis palabras verdaderas obras de arte en cuanto a arquitectura e incluyo algo fundamental que no tenía el resto de Europa…¡¡¡BAÑOS!!!… además de fuentes, canales, sin importar que fuesen musulmanes o romanos pero, ciertamente, nos reportaron una riqueza extraordinaria… ¡cómo cambian los tiempos!…
Cuando leo en diferentes novela sobre lo curiosas que se mostraban las inglesas, muestro una sonrisa secreta de incredulidad porque, es una falacia sin parangón. Claro, ¿a quién le gusta leer que ella huele peor que una mula de establo o que sus piernas tenían tantos pelos largos como liendres en el cabello grasiento de semanas sin ver un gota de agua…? Pero, recuerdo que leo para evadirme y no para aprobar un examen de historia.
Waterfallcastle podrá gustaros o no, pero tengo en mi haber la satisfacción de haber sido lo más fidedigna posible en la parte de historia real que contiene la novela. Mis hombres (me encanta decir que son míos) son humanos con imperfecciones pero, accesibles y tremendamente apasionados ¿Por qué menciono esto? porque escribo historias de las que me gusta leer y que, desafortunadamente, no encuentro. (Ahora suelto un suspiro melancólico).
Creo, en lo más profundo de mi corazón que, Kerien McFalcon, cumple a la perfección el enorme trabajo que le he impuesto como mujer; emocionarme, enternecerme y llenarme de ira por sus actos.
Espero que disfrutéis de su lectura.

Ficha técnica - Primer capítulo - Editorial ViaMagna

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Nuestras Novelas.
Muchas gracias por darnos a conocer tu opinión